Saltar al contenido
Las mujeres y el té: pioneras y agentes de cambio

Las mujeres y el té: pioneras y agentes de cambio

Las mujeres y el té. Una historia fascinante que merece ser contada.

En las casas de té de toda Asia ellas estaban presente. Las revoluciones sufragistas inglesas comenzaron... con una taza de té.


Aquí reunimos algu
nas historias, confirmadas y de leyenda, sobre las raíces femeninas de la Camellia Sinensis.

En Asia, el mundo del té estaba enfocado en el hombre.

Las casas de té funcionaban para estudiantes y políticos, y el té era un evento erudito para emperadores y sus cortes. Pero, con el paso de los años, la presencia de la mujer es incuestionable. Son las que, por milenios, se encargaron de cosechar los arbustos de té. Luego se convirtieron en anfitrionas de las ceremonias de té como chanoyu en Japón y Gong Fu Cha en China. 

Así, se convirtieron también en maestras. 

Las mujeres que comenzaron a transitar por las enseñanzas del budismo zen lo hicieron a través del té. Escuchaban atentas a maestros y estudiantes mientras servían un cuenco de té. De la misma forma en el período Edo, las esposas de samuráis practicaban las ceremonias, lo mismo las geishas.

Pero fue hasta 1868, en el período Meiji, que las escuelas de té admitieron a estudiantes mujeres. Lo curioso es que hoy, en toda la isla nipona, el té es una especialidad realizada casi en su totalidad por mujeres.

 Las mujeres y el té hindie

Un poco más cerca de nosotros, en Inglaterra se comenzó a consumir té porque la dote de Catalina de Braganza fue justamente en kilos de Camellia Sinensis. Cuando se casó con Carlos II en 1662, comenzó el tea frenzy.

¿Otros hitos en la isla inglesa?

En 1854, la duquesa de Bedford, Anna Russel, popularizó la hora del té, invitando a sus amigas pastel y té negro Darjeeling. Y, ¿sabías que las sufragettes se consolidaron en casas de té en todo Londres? Una gerente de una panadería famosa en Londres comenzó a servir té a sus clientes, creando las tiendas de té, y como era un sitio seguro para las mujeres sin chaperonas, así se convirtió en un nicho para defender el feminismo. 

Las mujeres y el té hindie

El negocio de servir una taza de té se creó, en su mayoría, por mujeres:

Mary Tuke en 1754 con la primera franquicia de casas de té en Inglaterra, Oura Kei en 1880 sentando las bases de exportación de té en Japón, Catherine Cranston en 1910 con casas de té en Escocia. Son muchas las mujeres: Elizabeth Petrovna en Rusia, Penelope Barker y Alva Belmont en Estados Unidos...

¿Sabías que detrás del rooibos también está una mujer?

La doctora Annique Theron descubrió los efectos antihistamínicos del rooibos en 1968 y es quién ha popularizado este arbusto sudafricano ahora conocido como el del sueño. 

 

 

Artículo previo El chai que marcó mi vida.
Artículo siguiente Maridajes especiales: Un libro con una taza de té

Déjanos un comentario

Las reseñas deben aprobarse antes de aparecer

*Datos obligatorios